Escuela de artes TAI
Recomendaciones
Cerrar

Solicita información sobre nuestros estudios

Conoce las opciones que te da estudiar en el mayor campus de las artes en Madrid. ¡Te contestaremos lo antes posible!

Blog El cine que importa: «Night on Earth» (1991)
Escuela de artes TAI
Blog El cine que importa: «Night on Earth» (1991)

El cine que importa: «Night on Earth» (1991)

abril 22, 2022
Night on Earth

Manual del buen cine independiente

En unos tiempos donde nos cuestionamos qué es cine y qué es solo un producto, la autenticidad tiene más valor si cabe. Entre algoritmos, sugerencias y tendencias, el cine se abre paso apelando a esos autores, tanto veteranos como noveles, que yuxtaponen su firma, su estilo, a cualquier condición o injerencia del presente. En una de nuestras primeras columnas en el blog de la Escuela Universitaria de Artes TAI, a propósito del encuentro entre Laura Wandel –Mi pequeño mundo (Un monde, 2021)— y el alumnado del centro, citábamos una de las máximas de la joven cineasta belga: «crear un camino propio».

Hace justo unas semanas, Robert Eggers, en una comentada entrevista en The New Yorker, mostraba su desazón por la excesiva intervención del estudio en la posproducción de El hombre del norte (The Northman, 2022); aseverando que no le gustaría volver a repetir ese proceso pese a que estaba relativamente contento con el resultado final. Hablamos del autor de obras como La bruja (The VVitch, 2015) y El faro (The Lighthouse, 2019), trabajos de presupuesto estricto que, a su vez, gozaron de la libertad suficiente para que Eggers plasmara un universo de obsesiones. Ejercicio de estilo, de personalidad, que remarca esa palabra cada vez más infrecuente como es Autor. Este no solo se halla en la producción indie; también lo podemos encontrar en el cine más comercial. Spielberg ha sentado cátedra sobre ello en las últimas cuatro décadas.

Efectivamente, la personalidad salvaguarda este noble arte en época de sobreproducción. Y un cineasta como Jim Jarmusch es uno de sus estandartes. Lo es, incluso, cuando la inspiración no le acompaña del todo. Night on Earth (1991) es uno de los títulos más celebrados –precisamente por el público menos afín al realizador de Akron, Ohio. Lo es pese a las arritmias narrativas que contiene, fruto de su carácter coral, ya que nos sitúa en cuatro coordenadas para contarnos justamente cuatro historias independientes de facto, que no en esencia. Y aun con ello, la disfrutamos porque representa lo que más amamos: esas tardes de cine, sintiendo el celuloide pasar; dejando el rastro en las retinas de sus imperfectos treinta y cinco milímetros. Una imagen sin filtrar, con cicatrices; y, a la vez, subyugante. Nunca veremos a Wynona Rider tan bella, en uno de esos papeles que nos trasladan a un tiempo donde solo existía, eso es, el cine. Un tiempo en el que, algo impensable hoy en día, gobernaban la taquilla directores como Kieslowski o Polanski, haciendo frente a los por entonces nuevos clásicos de los noventa Lawrence Kasdan, Kevin Costner o Frank Darabont, por citar a los ejemplos menos sonoros. En el reverso de esa historia se mantenía Jarmusch, un autor con mayúsculas, que jamás tuvo las matemáticas de su lado pero sí la creencia suficiente para insuflar un nuevo afluente a este poderoso río llamado cine.

Pd: y ya que nos preguntan… Nuestra parte favorita de Night on Earth se desarrolla en un taxi. Hasta que llegó Hamaguchi, nadie había conseguido que el interior de un vehículo fuera un lugar en el que quisiéramos vivir.

El antepenúltimo mohicano
Park City, Utah.

* | Artículo que pertenece a una serie de textos creados por EAM en colaboración y coordinación con la Escuela Universitaria de Artes TAI, institución de referencia en la formación en disciplinas artísticas en España. |

** El antepenúltimo mohicano (EAM), es una revista digital (ISSN: 2386-6373) sobre cine independiente y de autor nacida el 26 de enero de 2008. Es una cabecera especializada en ficción y no-ficción exhibidas en el circuito de festivales. Es medio colaborador de otros entes como SundanceTV España, Goethe Institut Madrid y BenQ Europe. |