Cerrar

Solicita información sobre nuestros estudios

Conoce las opciones que te da estudiar en el mayor campus de las artes en Madrid. ¡Te contestaremos lo antes posible!

Blog Por qué estudiar música. Nuestras 8 razones
Blog Por qué estudiar música. Nuestras 8 razones

Por qué estudiar música. Nuestras 8 razones

noviembre 22, 2022
Estudiar música

Pasión, ritmo, melodía, letras… Estudiar música es una de las mayores herramientas para crear magia

Existen muchas formas de comunicación y de manifestación emocional, y la música es una de ellas. Es esa expresión artística que tiene mayor facilidad para evocar sensaciones y emociones en el oyente.

“Una de las mejores cualidades de la música es que, cuando te pega, no sientes dolor” - Bob Marley

La música, si bien puede nacer naturalmente, debe ser tratada, estudiada y trabajada para conseguir los mejores resultados posibles. Estudiar música no solo permite crear e investigar la cultura musical, su composición y la práctica a través de la historia, sino que prepara al músico para explorar su talento y gestionar sus propias creaciones.

Además, el estudiar música no solo enseña a componer y crear, sino que también prepara al artista para enfrentarse a asuntos tales como leyes vinculadas la protección de obras o la grabación, mezcla, mastering y acústica.


¿QUIERES ESTUDIAR MÚSICA EN MADRID?
GRADOS, MASTER, DIPLOMATURAS


Algunas de las salidas profesionales más habituales

  • Sesionista
  • Interpretación
  • Composición
  • Producción Musical
  • Dirección de Orquesta
  • Programación Artística
  • Operadores de Sonido
  • Docencia / Investigación

8 razones por las que estudiar música

Estudiar música 2

1. Desarrolla la inteligencia emocional

La inteligencia emocional es la capacidad que tienen algunas personas de reconocer tanto los sentimientos propios como ajenos. Son personas con la capacidad de motivar y motivarse, así como de manejar adecuadamente las relaciones.

En este sentido, la música se convierte en uno de los mecanismos más útiles para expresar sentimientos y emociones propias y ajenas. Crea situaciones y ambientes capaces de motivar a muchas personas e incluso, puede llegar a ayudar a los oyentes a entender o manejar mejor aquello que sienten.

2- Mejora la disciplina

Estudiar música es una carrera de fondo, requiere constancia y dedicación, lo que, al final acaba desarrollando en el artista una disciplina que otras artes no proporcionan. Aprender a tocar y leer música, por ejemplo, no es ni rápido ni fácil, y requiere mucha concentración mental.

3- Estimula la creatividad y expresión propia

Hacer música implica crear, escribir, interpretar, leer, y todo esto lleva al artista a mirar desde diferentes perspectivas. Las y los músicos tienen la misión de derribar barreras impuestas por la mente y ver más allá de lo ya creado.

Estudiar una titulación enfocada en la música ayuda al autoconocimiento, básicamente porque obliga al artista a expresar sus ideas y pensamientos a través de la música, incrementando así su capacidad de producir canciones y melodías.

4- Incrementa la conexión con los demás y la empatía

La música es un idioma universal, es capaz de conectar a las personas sea cual sea su procedencia. Pocas disciplinas artísticas tienen el poder de unir a tantas personas en un mismo recinto como lo hace un concierto. Es curioso cómo emociona poner una canción y que haya alguien que se la sepa y sea tan fan del artista como uno.

Además, la música, al explorar sentimientos y situaciones, hace mucho más fácil la tarea de empatizar con el otro. Incluso, en ocasiones, es más sencillo expresar lo que siente con una canción que con palabras.

5- Mejora el oído musical

Según el músico y pedagogo Edgar Willems, tener oído musical significa poseer "la habilidad de comprender auditivamente todos los elementos que constituyen el discurso musical". En este sentido, cuanto más se trabaja con música más sencillo es poder identificar notas, melodías, sonidos que sean parte de una obra ya creada. Pero también ayuda a crear, saber qué nota combina y qué no, crear melodías y nuevas canciones.

6- Involucra mente, cuerpo y sentimientos

La música involucra emociones, y eso es un hecho. Según la psicología, la música fomenta la expresividad y la imaginación. Por eso, estudiar música crea un vínculo entre las emociones y el arte, siento tanta esta relación que muchísimos artistas la utilizan como forma de expresarse a través de obras muy personales.

7- Aumenta la inteligencia y capacidad cerebral

Al escuchar o producir música el cuerpo produce dopamina, el neurotransmisor encargado de producir felicidad. Además, está más que demostrado por diversos estudios que dominar un instrumento musical, saber leer partituras y estudiar música mejora considerablemente la capacidad cerebral. Es como aquellas personas que estudian un segundo o tercer idioma, luego resulta más sencillo aprender más cosas.

8- Ayuda a la salud mental

Un estudio de Teppo Sarkamo (Universidad de Helsinki, 2008) demostró que la terapia musical mejora de manera significativa las capacidades cognitivas de los pacientes que han sufrido un accidente cerebrovascular, es decir, un ictus. Su capacidad de atención, su memoria e incluso sus capacidades lectoras, de escritura y de atención mejoran a medida que están en terapia musical. La terapia hizo que el estado de ánimo de los pacientes mejoraba significativamete.

Además, siendo el estudio de música una actividad que necesita constancia, la consecución de metas y logros ayudan al artista a consolidar una personalidad más fuerte y consciente de sus capacidades. Es también interesante observar cómo, al escribir música basada en emociones o vivencias, sirve, en ocasiones, de terapia para los propios artistas. Les ayuda a hablar de sus problemas y contar la realidad de su vida. Puedes ver algunos ejemplos aquí.


Solicita información Visita TAI