Escuela de artes TAI
Recomendaciones
Cerrar

Solicita información sobre nuestros estudios

Conoce las opciones que te da estudiar en el mayor campus de las artes en Madrid. ¡Te contestaremos lo antes posible!

Blog ¿Cómo mejorar la educación del oído musical?
Escuela de artes TAI
Blog ¿Cómo mejorar la educación del oído musical?

¿Cómo mejorar la educación del oído musical?

enero 18, 2022
Educación oído musical | Blog

La educación del oído musical requiere de técnicas, ejercicios y otros conocimientos para mejorar la ejecución, composición y análisis de la actividad musical.

La percepción del elemento melódico de la música provoca diversas reacciones afectivo-emocionales. A medida que adquirimos mayor experiencia musical, vamos desarrollando la comprensión de la melodía, compuesta de un determinado intervalo, tono, compás o ritmo, etc. La educación del oído musical es una de las claves para una verdadera formación en música. Para lograr el dominio consciente del lenguaje musical, se requiere el desarrollo de unas determinadas habilidades que proporcionen una sólida formación auditiva. Tal como indica Elena Berrón Ruiz, profesora en el Conservatorio Profesional de Música de Segovia, todo aprendizaje musical se vincula a la educación global del oído.

¿Qué significa tener oído musical?

Según el músico y pedagogo Edgar Willems, tener oído musical significa poseer "la habilidad de comprender auditivamente todos los elementos que constituyen el discurso musical". Esta habilidad se puede educar y, de hecho, tal como indica la profesora Josefina Alborés Núñez del Conservatorio Superior de Música de Vigo, la formación auditiva es una tarea esencial que acompaña al músico a lo largo de toda su vida y depende de métodos pedagógicos específicos, así como de la propia experiencia profesional.

La agudeza auditiva se desarrolla de dos formas distintas y complementarias: por un lado, aquella consistente en diferenciar sonidos, tomados sucesivamente, y, por otro lado, la basada en la percepción de sonidos simultaneados. En los ejercicios de la primera categoría se puede distinguir entre la sensación de "movimiento sonoro" y la de "altura" del sonido (grave-agudo, bajo-alto).

En los de la segunda categoría, se entrena para percibir simultaneidades de varios sonidos consonantes y disonantes, aprendiendo a disociar los sonidos unidos en un acorde o en un "agregado". Dichos ejercicios son fundamentales no solo para el desarrollo sensorial del oído, sino también para la adquisición de la conciencia mental sonora.

Cómo hacer una prueba o test de oído musical

La Universidad de Harvard ha creado un test online para comprobar científicamente si tenemos buen oído musical. La prueba dura 10 minutos y es apta para cualquier edad. Se basa en la exploración de la capacidad auditiva respecto al reconocimiento y distinción de tonos y ritmos musicales. Además, el test permite detectar si una persona padece amusia, una patología que afecta a la percepción de la música. Puedes realizar esta prueba de oído musical aquí.

Ejercicios para entrenar el oído

La aplicación práctica de los principios pedagógicos de una disciplina no depende solamente de una correcta comprensión teórica. La enseñanza artística es una prueba evidente de ello. En el caso concreto de la música, el sonido y los instrumentos desempeñan un papel principal, por lo que el uso adecuado de estos elementos determinará la educación del oído musical.

Para desarrollar la audición, se puede hacer uso de múltiples y variados materiales: desde objetos que se pueden adquirir en tiendas de juguetes (trompetas, silbatos, flautas, xilófonos, etc.) o tiendas de música, hasta aquellos que no requieren ningún gasto y pueden encontrarse en la vida cotidiana (vasos, boles de porcelana o de barro, cucharas y tenedores, clavos gruesos, cajas metálicas, monedas, etc.) o en la naturaleza (cañas, juncos, ramas de árbol, cocos, etc.).

Antes de entrenar metódicamente la audición desde el punto de vista musical, es decir, la habilidad de discriminar la altura del sonido, se pueden realizar ejercicios de iniciación o de verificación referentes al oído en general. 

Ejercicios referentes a la naturaleza del objeto sonoro:

  • Reconocer los objetos que han sido percutidos o tocados, arrugados, desgarrados, etc.
  • Reconocer los objetos que se han dejado caer.
  • En un grupo de personas conocidas, adivinar quién ha pronunciado una palabra (nivel fácil), o bien, quién ha cantado o gritado (nivel más difícil).

Ejercicios referentes a la dirección y distancia de un objeto sonoro:

  • Una persona golpea una superficie (suelo, pared, etc.) en un lugar determinado para que el otro pueda precisarlo.
  • Se agita un cascabel o campanilla cerca de una pared o junto al suelo en un punto determinado. Se debe señalar el punto.
  • Se mueve un objeto sonoro (por ejemplo, un reloj) en el espacio (espiral, zig zag). Se debe imitar el movimiento.
  • Adivinar si una persona que canta andando al fondo de una habitación va de izquierda a derecha o viceversa.

Estos ejercicios permiten un control general del oído y sirven como preparación para la concentración auditiva. Puedes conocer más actividades prácticas en el libro El oído musical de Edgar Willems, enfocado a la preparación auditiva de niños/as. 

Para quienes deseen profundizar en el tema desde un nivel más avanzado, puede consultarse el libro del compositor y musicólogo alemán Clemens Kükn, La formación musical del oído.