Blog Entrevistamos a Javier Portugués «Portu»: director artístico y A&R

Solicita información sobre nuestros estudios

Conoce las opciones que te da estudiar en el mayor campus de las artes en Madrid. ¡Te contestaremos lo antes posible!

Blog Entrevistamos a Javier Portugués «Portu»: director artístico y A&R

Entrevistamos a Javier Portugués «Portu»: director artístico y A&R

diciembre 20, 2023
portu director artístico ar

Su nombre es Javier Portugués Arribas y lleva casi 30 años en el negocio de la música.

"Portu", como lo conocen en la industria, comenzó su andadura en este mundo a raíz de la oportunidad de ser integrante de una de las bandas más populares de los años 90, Modestia Aparte.

Actualmente es director artístico, dedica su tiempo, entre otras cosas, a la gestión de artistas número uno en ventas siendo A&R discográfico y editorial en un sector en constante cambio.

Portu visita TAI en el marco de las jornadas de «Pasar a la acción» y hemos hablado con él de lo que implica dedicarse a su pasión: la música.


En TAI siempre incidimos en la importancia de que los jóvenes estudien lo que realmente les gusta. En tu caso estudiaste Derecho y acabaste haciendo algo totalmente diferente. ¿Cómo acabaste dedicándote a lo que, suponemos, es tu verdadera pasión?


Cuando yo empecé a trabajar en la industria (finales del 97, principios del 98) no había carrera ni formación reglada en España para dedicarse a trabajar en la industria del disco. Ni siquiera los presidentes o directores generales de los sellos discográficos habían estudiado: había gente que venía del marketing, de la comunicación…

En mi caso venía de estudiar Derecho, había tenido una banda de música, hablaba idiomas, tenía disponibilidad, era joven, no quería horarios para trabajar y toda esa amalgama de circunstancias hizo que resultara ideal para empezar como A&R junior en un departamento de una editorial…y desde entonces hasta hoy. Ya han pasado unos cuantos años.


¿Cuál ha sido el secreto para poder compaginarlo todo? ser músico, A&R…


Realmente hay muchas más maneras de aprovechar las horas del día de las que nos pensamos: si consigues que parte de tu tiempo libre lo puedas dedicar a algo que también te apasiona y te divierte ; y eso que haces en ese tiempo libre que tiene el resto de la gente acaba convirtiéndose en un complemento de tu profesión, no estás desesperado ni estresado, porque simplemente estás convirtiendo parte de tu tiempo libre esencial en algo que, pasados unos años, va a poder reportarte unos ingresos.

Y ese fue mi caso. Yo podía seguir dedicándome a la música pero además dedicarle tiempo a trabajar en la industria, y también estar en una escuela de doblaje, hacer locución, seguir tocando con mi grupo…Realmente hay horas para todo, no es tan complicado. 


Eres un profesional multifacético: te dedicas también a la producción, el doblaje, la locución…esto es algo que en TAI siempre abanderamos, hacer proyectos interdisciplinares para que todos hagan diversas funciones dentro de una producción artística y roten los puestos. ¿Cómo te ha ayudado a ti diversificar tus aptitudes y talentos en tu trayectoria?¿Crees que es algo positivo, o por el contrario es mejor apostarlo todo a una carta?


Yo soy eminentemente multidisciplinar y creo que, para mi labor profesional, el trabajo con artistas es muy transversal. Los artistas saben si has estado en un estudio de grabación, si sabes la diferencia entre un mix y un master. Pero además, si a eso le sumas que tienes habilidades de comunicación, en mi caso, que has estudiado Derecho y sabes cómo interpretar un contrato, lo adaptas a la propiedad intelectual, contratos de derechos fonográficos…

Al final todo este tipo de saberes conforman un perfil profesional que en mi caso es el del A&R y que viene muy bien tener. A lo mejor si solo te vas a dedicar al marketing, puedes ser experto en marketing y con eso te basta. En la profesión que yo desarrollo quizá solo una de las cosas que hubiera hecho no habría bastado. Es necesario conformar un perfil profesional a partir de estas tres o cuatro disciplinas y creo que, en mi caso, ha sido positivo.


portu ar director artistico


El negocio de la música ha cambiado mucho desde tus inicios, ¿cómo ves el futuro de las nuevas generaciones? 


No es que haya cambiado mucho, el negocio de la música está cambiando constantemente. El negocio de la música en el que yo trabajo ahora tiene poco que ver con el que existía cuando empecé a trabajar en BMG en 1997. Y yo cada día me levanto y tengo que aprender algo nuevo: surge una nueva herramienta digital de análisis de streams que ayer no existía y hoy sí, y de repente, se convierte en referente para saber en qué te tienes que fijar. Así que es un proceso de aprendizaje constante.

Y de hecho creo que es muy bueno para la gente que nos dedicamos a impartir formación sobre la industria de la música que seamos profesionales en activo, porque si no corres el riesgo de contar cómo era la industria cuando tú trabajabas en ella y es algo que no le va a servir de nada a los alumnos de las nuevas generaciones.


¿Qué busca la industria musical en los artistas hoy en día?


Yo soy músico, si supiera lo que hay que hacer para vender un millón de copias, ¡anda que iba a ser A&R! Entonces la verdad es que no lo sé. En contra de lo que piensa la gente, la industria no marca los gustos de la gente. Quizá hubo una época en la que sí, no lo sé, no la viví. Pero hoy día la industria persigue lo que la gente ya está escuchando. Con la democratización de las plataformas digitales, con la posibilidad que existe hoy día realmente de que un chaval con un portátil en Huelva suene en la misma playlist entre Madonna y Michael Jackson… eso ocurre hoy en día.

Lo que hace la industria es más bien identificar qué es lo que ya está ocurriendo, pequeños indicadores digitales, para ir a por ellos. Así que sinceramente no lo sé, ojalá lo supiera, pero supongo que lo que todas las industrias. Es una industria con el legítimo derecho de hacer dinero, y donde surgen las oportunidades de manera espontánea hoy en día más que nunca, es donde dirigen su mirada para ir, independientemente de género o perfiles de artistas.


Has trabajado y continúas trabajando con artistas como Sabina, Malú, Rozalén, Dani Martín, Ana Torroja…¿hay algún denominador común en estos/as artistas y en su éxito?


Sí me atrevería a decir que eso que llaman el factor X es verdad que existe. Y supongo que con los años de profesión te entrevistas a lo mejor con una artista o proyecto emergente, y muchas veces sí es verdad que tienes ocasión de decir: más allá de la calidad de la rueda armónica o de la letra de la canción es verdad que cuando tienes un cara a cara con un artista así sabes identificar. Si eres capaz de proyectar ¡ostras!, ¿este artista dentro de 5 años en una entrevista sería capaz de enamorarme de su proyecto o no? y eso existe. Pero también pongo este ejemplo: hace muchos años cuando alguien fichó a Héroes del Silencio o El último de la fila o Mecano pues seguramente dio un salto al vacío, no sabía lo que iba a pasar.

Antes de eso no había nada parecido, sin embargo se convirtieron en marcas que definieron la historia de la música pop en nuestro país. A lo mejor hoy en día eso se ha perdido un poco porque los saltos ya no son tan al vacío, ya hay indicadores previos. Ya hay un número de oyentes en Spotify, un número de seguidores en redes sociales que te dan un indicador de algo que ya está ocurriendo y tú lo persigues, pero entonces en aquella época sí que es verdad que eran saltos al vacío.


Cuéntanos, en tu día a día ¿cómo descubres o cómo se descubre el talento? ¿Qué tendría que hacer un artista emergente para que te fijaras en su música?


Antes que nada quería decir que mi trabajo no consiste solo en descubrir talentos. Un A&R tiene que trabajar día a día en cada uno de los proyectos con los que trabaja. Si, como es mi caso, ya trabajo con doce o catorce proyectos, realmente el tiempo que le puedo dedicar a la búsqueda de nuevos talentos es un 10% de mi trabajo como mucho. El otro 90% se lo lleva seguir trabajando en grabaciones, mezclas, contratos, fotos, videoclips… de los catorce proyectos que ya llevo. Y es verdad que hoy hay muchas herramientas de stream analytics para identificar oportunidades.

Sigue existiendo el hecho de que un mánager o un productor de confianza te haga llegar un proyecto en el que ya ha estado trabajando, y dependiendo del grado de confianza que tengas con ese interlocutor, le haces más caso o menos caso. Siempre existe la posibilidad de seguir trabajando a la antigua e irte a un concurso de bandas o certámenes e investigar, seguir metiéndote en la web a bucear a ver qué es lo que te encuentras. No hay una manera de descubrir un talento, hay muchos. Hoy en día y esto es un poco a mi pesar, sí es verdad que cada vez tienen más peso los indicadores digitales.

Con lo cual la labor del cazatalentos en sí empieza a verse un poco reducida. Cada vez hay menos saltos al vacío de fe en un proyecto que te ha enamorado y un poco más le haces caso a los indicadores digitales. Pero sigue existiendo ese riesgo, es una ciencia completamente inexacta, la más inexacta de todas. Es una ciencia de adivinación, ¿creo que esto va a funcionar o no? Además tiene un número finito de oportunidades para cagarla. No puedes fallar todos los tiros porque al final trabajas para una empresa que en cada uno de los proyectos que tú apuestas hace una inversión de dinero, de tiempo, de personal. Con lo cual no puedes errar cuatro tiros seguidos, esa es la historia.


En TAI estamos a punto de lanzar un Master en Music Business. ¿Crees importante especializarse en este ámbito para seguir tus pasos profesionales?


Efectivamente, hoy en día hay mucha oferta de formación concreta en Music Business, en industria musical. Eso es algo que yo no tuve la suerte de conocer y que prácticamente cualquiera de los colegas de trabajo que tengo hoy en día no vivió. Sí es verdad que la gente más joven, los juniors que están entrando hoy en día en las compañías, en las editoriales, en las promotoras, en las oficinas de management sí que es verdad que es gente que ha hecho un curso de posgrado, un máster, una formación concreta. Pues hay que aprovecharlo, que haya entidades y haya universidades, colegios, que estén impartiendo esta formación es maravilloso.

Ojalá lo hubiera podido tener yo. Además, vamos al turrón, nosotros descubríamos la profesión: te levantabas por la mañana y decías ¡a ver qué tendré que hacer hoy! Hoy en día ya no, así que si estás leyendo esto y tienes la oportunidad de formarte porque te llama la atención la industria musical, no pierdas la oportunidad de hacerlo.

Solicita información Visita TAI
24 de febrero de 2024
Open Day en Madrid
¡Apúntate!