Escuela de artes TAI
Recomendaciones
Cerrar

Solicita información sobre nuestros estudios

Conoce las opciones que te da estudiar en el mayor campus de las artes en Madrid. ¡Te contestaremos lo antes posible!

Blog Filmar los sueños
Escuela de artes TAI
Blog Filmar los sueños

Filmar los sueños

marzo 7, 2022
FILMAR LOS SUEÑOS - BLOG

Solaris. Textos de cine edita el nuevo libro de Carlos Atanes

Un ejercicio de memoria fílmica que cuestiona, aborda y analiza, en clave ligera pero rigurosa, la relación entre el acto cinematográfico y el mundo onírico. 

En la presentación de la proyección de Cemetery of Splendour (Rak ti Khon Kaen, 2015) en el Festival de Gijón, su autor, el tailandés Apichatpong Weerasethakul, aparte de intentar ofrecer un camino expedito a la pronunciación de su nombre, dio varias claves para enfrentarse a su cine, un clásico del circuito de festivales, muy alejado de cualquier concepción comercial. La principal, y más sorprendente, era el sugerir al espectador que, si «así lo sentía», no temiera «echarse una cabezadita» durante el transcurso de su película, que era «parte de la experiencia» de su cine. Una declaración que, claro está, despertó las carcajadas entre el público pero que, sin embargo, no resulta desdeñable, ya que muchos de sus filmes se mueven en ese límite que separa la consciencia de la subconsciencia.

Un precepto que también defiende el filipino Lav Diaz, cuya filmografía se compone de títulos que en algunos casos se extienden en ocho horas de metraje. Para Diaz, el dormir durante la exhibición de unos de sus trabajos, permite al espectador unir ambas experiencias, alterando la interpretación según el momento en el que sujeto vuelve al estado de vigilia –si se da el caso. Un planteamiento arriesgado pero enormemente interesante porque al final el cine se trataría de un proceso de «inception», uniendo a los dos autores citados previamente con otro cuya concepción de este arte se encuentra en otro extremo: Christopher Nolan y su Origen (Inception, 2010). El cine como semilla de una sensación, de un sentimiento, de un estado de euforia o negación.

Filmar los sueños 

Precisamente, con una anécdota comienza el libro de Carlos Atanes Filmar los sueños (2021), publicado por Solaris. Textos de cine – dicho sea de paso, la editorial más atractiva que ha surgido en el último lustro, que teoriza sobre cine con la misma calidad que envuelve estéticamente sus textos. La anécdota en cuestión nos ubica en el momento en el que Billy Wilder, con su decálogo mandatorio en ristre, anticipa cuál será el destino comercial de la nueva película de Louis Malle, El unicornio (Black Moon, 1975); en una época donde la taquilla parecía marcar la supervivencia y extinción de cualquier cinta, fuera cual fuera su naturaleza.

Malle le había descrito a Wilder que su filme sería sobre «un sueño dentro de un sueño». Wilder respondió inmediatamente: «ya os podéis ir despidiendo de vuestros dos millones y medio de dólares», a propósito del presupuesto que había logrado recaudar el realizador thumeriesino para su obra. Wilder abogaba que no podía haber algo más aburrido que llevar un sueño a la pantalla. Una creencia que iba en contra del pensamiento de los pioneros que cimentaron los principios del arte fílmico. El auge de la psicoanalítica de los sueños, que tiene como eje La interpretación de los sueños (Die Traumdeutung, Sigmund Freud, 1900), coincidió, justamente, con los primeros pasos del cinematógrafo en plena guerra de patentes.

¿No es el cine, acaso, la plasmación de la consciencia y la subconsciencia proyectada sobre una superficie?

Esta pregunta se une a otras que plantea Atanes: «¿Hasta qué punto es realmente posible filmar los sueños?», «¿Un filme es un sueño?», «¿En qué se parece soñar al acto de rodar una película?», «¿Tiene acaso el cine un vínculo inherente con el mundo de los sueños superior al de otras artes?», o «¿Sirve el cine para desentrañar los secretos de nuestros sueños?». Cuestiones laberínticas en cierta manera que el autor resuelve con humor y, ante todo, rigor. Porque tras las reflexiones de Atanes subyace un profundo amor por el acto de crear y de ver cine, y esta pasión es plasmada con clarividencia, abriendo, además, el camino a todos esos filmes y publicaciones que apoyan su pensamiento. Lo cierto es que, volviendo a la anécdota sobre El unicornio, Wilder erró sobre el (escaso) interés que tiene lo onírico y su traslación fílmica, en el que fue una aseveración esclava de un presente. Probablemente el cine sea la capacidad de soñar despiertos. Una cualidad que celebra la imprescindible prosa de Atanes.

Filmar los sueños. Colección Órbitas. Número 1. Fecha de edición: octubre de 2021. Páginas: 140. Formato: 14,85 x 21cm / Blanco y Negro. ISBN: 978-84-123896-8-5. Precio: 18€. Disponible en Trama Editorial

FILMAR LOS SUEÑOS- BLOG

 

El antepenúltimo mohicano

Park City, Utah.

* | Artículo que pertenece a una serie de textos creados por EAM en colaboración y coordinación con la Escuela Universitaria de Artes TAI, institución de referencia en la formación en disciplinas artísticas en España. |

** El antepenúltimo mohicano (EAM), es una revista digital (ISSN: 2386-6373) sobre cine independiente y de autor nacida el 26 de enero de 2008. Es una cabecera especializada en ficción y no-ficción exhibidas en el circuito de festivales. Es medio colaborador de otros entes como SundanceTV España, Goethe Institut Madrid y BenQ Europe. |