Escuela de artes TAI
Recomendaciones
Cerrar

Solicita información sobre nuestros estudios

Blog Carolina Martínez Urbina: «Me encanta compartir con los directores así descubro matices»
Escuela de artes TAI
Blog Carolina Martínez Urbina: «Me encanta compartir con los directores así descubro matices»

Carolina Martínez Urbina: «Me encanta compartir con los directores así descubro matices»

abril 28, 2022
ENCUENTRO CAROLINA MARTINEZ URBINA

“El trabajo fundamental del montador es pensar. La cabeza del montador ve lo que tiene que hacer y lo que no”

Carolina Martínez Urbina se reunió con el alumnado del Grado de Cine, en especialidad de montaje, y del Master en Montaje y Corrección de Color para Cine y Series de TV el pasado 26 de abril para hablar de su carrera en la industria cinematográfica.

Martínez Urbina es montadora y coordinadora de postproducción. En 2020 estuvo nominada a Mejor Montaje en los Premios Goya por Mientras dure la guerra, de Alejandro Amenábar. Anteriormente, trabajó como asistente de montaje en la película Ágora (2009) y ha sido co-montadora de Regresión (2015) junto a Geoff Ashenhurst. Entre sus últimos trabajos, destaca La Fortuna (2021), la primera serie de ficción de Alejandro Amenábar.

"Puede que no todos piensen igual pero para yo creo que nunca hay nada que no se pueda montar"

Durante el encuentro, contó que estudió Comunicación Audiovisual en el País Vasco. Por aquel entonces, tenía claro que su pasión era la fotografía. De hecho, se postuló para hacer prácticas en el departamento de cámara. Sin embargo, todas las plazas ya estaban cubiertas y terminó como meritoria de montaje en una película de Carlos Saura. Su tutora fue Julia Juani, quién le dejó las condiciones claras desde el primer momento: “Si lo haces bien te quedas, si lo haces mal te vas”. Después de aquello, trabajó junto a ella durante 10 años.

“Fue un poco por casualidad, pero descubrí que el montaje era un mundo fascinante”

La montadora relató cómo en aquel primer rodaje se sentaba en una silla y observaba a Julia trabajar, analizaba cada paso que hacía. “La vida te enseña que no lo sabes todo y que lo aprendes poco a poco”. Comentaba también que con Juani aprendió que el corte perfecto se consigue tras pensar y analizar.

Una alumna de grado le preguntó si es recomendable que el montador esté en los rodajes o en la preproducción para ver si lo que se está haciendo funcionará o no en montaje. “Personalmente, no me gusta ir a los rodajes. Creo que no es bueno porque el montador es el primer espectador y tiene que dejar que las imágenes sean las que hablen. Y si el montador va al rodaje, la subjetividad que este conlleva le influirá a la hora de montar”, respondió Martínez Urbina.

"Yo juzgo lo que veo y eso es lo importante. Hay que darle esa objetividad a toda la subjetividad que rodea al rodaje”

Contó también cómo una parte esencial de ser montadora es tener paciencia y saber cómo y cuándo decir lo que se piensa. También afirmó que es fundamental escuchar y comprender al director o directora, saber darle tu opinión sin molestar y sin dar a entender que su visión no es buena. Al final, el trabajo de un montador consiste en hacer la mejor película posible con el material que llega. Carolina Martínez Urbina sostiene que todo el equipo debe remar hacia el mismo lado.

“Intenta mantener la primera sensación de las imágenes durante todo el proyecto”

Martínez Urbina defendió la importancia de darle al montaje su lugar, en el sentido de preservar el ritmo y la esencia de la narrativa. Usó el término “kill your baby” para explicar que “en realidad da igual lo que te haya costado hacer un plano, si te ha llevado muchas horas o dinero, si no monta no sirve”.

ENCUENTRO CAROLINA MARTINEZ URBINA 2

Luego, hablaron sobre el rol del Ayudante de Montaje, que no se suele tener en cuenta y que es clave en la fase de postproducción de una película o serie. Según Martínez Urbina, esta figura no se valora lo suficiente. “En mi caso, me encantaba montar. Cuando Nacho Ruiz Capillas me dio la oportunidad no me lo creí. Al principio me dio miedo porque yo era Ayudante de Montaje y eso me encantaba, pero me convenció y se lo agradezco en el alma”.

Otra de las preguntas que hicieron los asistentes fue si los ayudantes tienen como objetivo llegar a ser montadores o no y Carolina no tuvo dudas al contestar: “Que a mí me pasara no significa que todos los ayudantes quieran montar. Hay algunos ayudantes que son buenísimos en su trabajo y es lo que quieren hacer”.

“Hay que tener en mente que sin los ayudantes no somos nadie”

En cuanto al rodaje y los brutos que llegan, Carolina Martínez Urbina aseguró que lo que le funciona es ir lo más pegada a rodaje posible, es decir, montar aquello que le llega. Básicamente, porque si hay algo que no funciona y si se monta cerca de rodaje, se puede comunicar con rapidez para que tengan la capacidad de volver a rodarlo o no.

“Lo que se rueda en un día, yo lo tengo que montar en un día. Si estás montando y te falta algo, es mejor tener la capacidad de comunicarlo al equipo para que lo puedan cambiar. Que tengan margen de maniobra. Por eso es muy importante ir montando lo más pegado a rodaje posible. Si dejas pasar el tiempo, puede que cuando vayas a informar, el plató haya cambiado o los actores ya no estén”.

El papel de la mujer en la industria es otro de los asuntos sobre los que se interesó el alumnado de grado y máster. La montadora dijo que:

“La industria sigue siendo y será una representación de la sociedad, y desgraciadamente estamos en una eminentemente masculina”

“Sí, hay muchos hombres en la industria. El montaje siempre ha tenido una presencia de mujeres muy grande, porque históricamente la montadora tenía el papel de secretaria del director. Como buena mujer, era la encargada de cortar y pegar”, lamentó.

Sobre las dificultades a las que uno se enfrenta a la hora de montar, Carolina Martínez Urbina dijo que “en las escenas con VFX, con un croma, tienes que imaginar que es lo que va a suceder para luego tener que hacer los menores cambios posibles”. Y que “una escena de diálogo puede ser muy compleja, sobre todo para crear determinadas sensaciones, jugar con los silencios, tiempos, las miradas, incluso repetir u omitir frases”.

“El cine es un trabajo de equipo y el tiempo de todos es muy valioso”

Al final del encuentro, la montadora animó al alumnado de Montaje a hacer prácticas y a no tener miedo de equivocarse porque es la forma de aprender. En ese sentido, aseguró que es muy importante preguntar todo aquello que no se sepa. Asimismo, dijo que es importante que un montador tenga las ideas claras para saber que tiene que hacer y cómo transmitirlo.

“Para trabajar, de primeras, no tengáis miedo. Los comienzos nunca son fáciles. Me parece interesante pasar por los diferentes escalones y así conocer la industria desde dentro. A la larga esto te ayuda”.