Escuela de artes TAI
Recomendaciones
Cerrar

Solicita información sobre nuestros estudios

Conoce las opciones que te da estudiar en el mayor campus de las artes en Madrid. ¡Te contestaremos lo antes posible!

Blog Oliver Laxe: “Lo que es muy claro es el deseo, la pulsión de hacer cine pero, antes que el deseo, viene la necesidad”
Escuela de artes TAI
Blog Oliver Laxe: “Lo que es muy claro es el deseo, la pulsión de hacer cine pero, antes que el deseo, viene la necesidad”

Oliver Laxe: “Lo que es muy claro es el deseo, la pulsión de hacer cine pero, antes que el deseo, viene la necesidad”

febrero 4, 2022
OLIVER LAXE | BLOG

Oliver Laxe imparte una masterclass para estudiantes del master en Dirección de Cine y Series de TV y cierra su visita con un encuentro abierto a toda la Comunidad TAI

El cineasta de imágenes, Oliver Laxe, reconocido y premiado en múltiples festivales, como Cannes, y ganador de Premios Goya, ha visitado la Escuela TAI, precisamente, “con ganas de desmontar todo eso”. Tal y como ha comentado,su objetivo en esta visita de dos días para impartir una master class a los jóvenes cineastas de TAI, ha consistido en distanciarse de ese rol y hacer “que trabajen más en lo que les haga conocerse a sí mismos, crecer”. 

Laxe ha compartido detalles de su experiencia artística muy vinculada a su crecimiento como persona. Cada uno de sus procesos creativos, como ha descrito: “empieza mucho en las imágenes, en espacios o gente o cosas que quiero filmar y, a partir de ahí, empiezo a hilvanar con el relato, que es una herramienta que cada vez utilizo más”. Este proceso viene acompañado, de un compromiso y servicio con la comunidad donde se instala para llevar a cabo sus piezas cinematográficas, como es el caso de la cinta Todos vós sodes capitáns, rodada en Marruecos durante el periodo que el cineasta vivió ahí. 

“Que trabajen más en lo que les haga conocerse a sí mismos, crecer”

El oficio

Tanto en la masterclass, como en el encuentro, el cineasta ha compartido anécdotas y momentos que representan las decisiones que ha tomado a lo largo de su carrera. Decisiones que no eran “las más sencillas”, o que no “respondían a lo más pragmático pero sí a una necesidad interior”. Estos momentos, que, en algunos casos, han significado tropiezos, han sido transmitidos por el cineasta “de manera cruda”, con la intención de enseñarles que el oficio del cine se trata de ser valientes. 

El compromiso de Laxe con los estudiantes ha consistido, tal como cuenta, en: “proyectarme al momento en el que están pasando. La experiencia que tienen y tratar un poco de hacer un juego de espejos”. Este enriquecedor intercambio, se ha logrado gracias a la pasión que el cineasta logra transmitir y a la visión que tiene del cine como oficio: “Yo creo que todo arte está muy ligado al oficio y a la artesanía. Hay que tener ese oficio, hay que tener esas horas de vuelo”. Un oficio que necesita de formación, porque, como Laxe comenta, “las reglas hay que conocerlas, si es que crees que tiene la necesidad de romperlas después”.

“Yo creo que todo arte está muy ligado al oficio y a la artesanía. Hay que tener ese oficio, hay que tener esas horas de vuelo”

La espiritualidad en el arte

Desde una mirada crítica a la sociedad, que incita a la búsqueda constante del éxito y alimenta las necesidades egóticas, Oliver Laxe, por el contrario, ha buscado, según describe: “sencillez en mi vida y en mi trabajo. Busco simplicidad, busco depurar las cosas y llegar a lo más esencial y puro posible”. Como resultado de esa búsqueda, sus cintas son reconocidas por la audiencia por su carácter espiritual. El artista, consciente de ese reconocimiento, ha afirmado: “Para mí, el arte es una expresión espiritual o del alma o del ser, de la esencia de cada persona”. 

Para el artista, esta esencia o espiritualidad, además, tendría que venir acompañada de una clara intención de servicio. “No se trata de ser porosos a la vida, a todo lo que te da la vida, pero que la intención sea de servicio, de servir a tu comunidad, de hacer que la gente crezca al mismo tiempo que tú estás creciendo”, ha comentado.

La necesidad de hacer cine

En el proceso creativo de Oliver Laxe, hay muchas motivaciones en paralelo. Por ello, le resulta complicado explicar los pasos de este proceso: “Es difícil saber qué es lo que hago antes, pero es todo muy orgánico. Desde luego, sí que lo que es muy claro es el deseo y la pulsión de hacer cine, pero antes que el deseo viene la necesidad”. Para Laxe esta necesidad debe ser “indispensable” en todo cineasta, aunque, inevitablemente, muchas veces nacen películas “por motivaciones sobre todo egóticas”. Un terreno que el cineasta ha aconsejado deshabitar.

Además de la espiritualidad que Laxe expresa a través de sus películas, en esta oportunidad, el cineasta también ha aconsejado a los/as jóvenes cineastas que se mantengan firmes con su propia mirada. “Cuando estás financiando la película y estás trabajando con los productores, aliados, hay momentos que tienes que tener unas líneas rojas muy claras, de esto es lo que quiero y esto es lo que no quiero. Y ahí es donde creo que se equivocan muchos cineastas, que hacen demasiadas concesiones, que no tienen suficientes líneas rojas. Al final, ¿qué pasa? No tenían tanta necesidad de hacer sus pelis, no era algo tan esencial”. Por otro lado, ha resaltado la importancia de nutrirse de todo tipo de películas, así como él lo ha hecho: “Yo creo que lo que me ha ayudado es el diálogo con los maestros. Es el tener a referentes cinematográficos de índoles muy diferentes”.

“Hay momentos que tienes que tener unas líneas rojas muy claras, de esto es lo que quiero y esto es lo que no quiero”