Escuela de artes TAI
Recomendaciones
Cerrar

Solicita información sobre nuestros estudios

Blog ¿Cómo preparar un casting?
Escuela de artes TAI
Blog ¿Cómo preparar un casting?

¿Cómo preparar un casting?

mayo 10, 2022
CÓMO PREPARAR UN CASTING

“Una audición no es un test de tus habilidades. No están buscando al mejor actor, sino al indicado para el papel. Así que enfócate en tu imaginación y no en evitar errores” Greg Apps

Cuando alguien se dedica a la interpretación una de las situaciones a las que más se va a tener que enfrentar es la del casting, sea cual sea la disciplina. El primero siempre da miedo, uno nunca sabe lo que puede llegar a encontrar, por eso es importante ir mental y físicamente preparado para todo. Para ello existen técnicas de desinhibición que pueden ayudar a preparar un casting y bajar el nivel 

Consejos para preparar un casting

Antes de cualquier casting siempre se reciben las instrucciones para el mismo. Por lo general, se envía un email con la separata o la canción que se debe preparar, según el tipo de casting, así como la hora y el lugar en el que se desarrollará. También se añadirán instrucciones especiales, si es que las hay, como algo que llevar, tipo de ropa, canciones extra, etc..

Leer bien la convocatoria

Siempre que se lanza la convocatoria de un casting hay unas instrucciones y requisitos claros que el actor o actriz debe cumplir. De manera que, si se encaja en el perfil, es muy recomendable enviar la candidatura, o incluso si no se cumple del todo pero puede servir. Eso sí, si no se encaja en absoluto o hay cosas esenciales que no se tienen, como la edad por ejemplo, es mejor no enviar la candidatura.

Como ejemplo de convocatoria:

“Se busca mujer para un cortometraje de ficción. Edad: 30-40 años. Morena, con capacidad de cantar. Envía tu CV actualizado, videoreel y fotografías al correo xxx”

En este caso, personas de unos 25 que puedan aparentar ser mayores, o de 45 que aparentan menos edad, pueden presentarse sin ningún problema, ya que tienen posibilidades. Pero siendo mucho más mayor es más que probable que ni tomen en cuenta tu candidatura, ya que esta siempre debe ir acompañada de una fotografía actualizada. Así que es mejor procurar enviar candidaturas a perfiles en los que de verdad uno encaje. Ser honesto con uno mismo y con las personas que van a recibir cientos de candidaturas. 

Preparar la separata

Como dato, una separata es un extracto de guion, puede ser de la misma producción o de algo relacionado, que se entrega a los candidatos/as para que lo representen en el casting.

En el momento en el que se recibe la separata lo primero que hay que hacer es una primera lectura. A partir de ahí es recomendable ir analizando el personaje con las frases que dice y las acciones que hace, esto siempre irá dando pistas de cómo puede ser ese personaje.

Es aconsejable también aprenderse perfectamente la separata según la personalidad del personaje que ha sido previamente analizada. Es por eso que es muy importante tener en cuenta que un casting no es trabajo de un rato, sino que requiere una preparación previa bien hecha. Ensayar, ensayar y ensayar, esa es la mejor técnica.

Algo que puede ser también interesante es intentar preparar diferentes versiones de la separata para llevar varias perspectivas y demostrar versatilidad.

Es posible que el casting no tenga separata, sino que sea para alguna acción musical y lo que se tenga que preparar es una canción. En este caso nos encontramos ante lo mismo: ensayar. La voz es un elemento muy potente, pero también es frágil, cuidar la garganta y llevar la canción más que preparada reducirá la posibilidad de desentonar con los nervios propios de los castings.

Aunque tampoco es aconsejable quemar la canción, llega un momento en el que, cuando ya está perfecta, es contraproducente seguir ensayando, ya que amplía las posibilidades de fallo. No obstante esto depende de la persona, no tiene por qué ser la norma.

Tratar de ser original

Hay que destacar, esa es la realidad. Es importante tener en cuenta que los reclutadores son personas, o sea que se pueden aburrir, por eso llevar propuestas más imaginativas o impactantes harán destacar a cualquier candidato. A la hora de ensayar, la imaginación y la experimentación son el mejor método.

En el caso de que el casting sea musical, es interesante llevar una propuesta diferente a la canción que se ha elegido (ya sea por los reclutadores o por el candidato).

Preparar el personaje

No hay información acompañando a la separata, es decir, no se suelen tener datos sobre el personaje más allá del diálogo o las acciones que aparecen en guion. Este es el reto para el candidato, cuando prepara el casting, tiene que desmenuzar todo el texto e ir sacando todo aquello que puede arrojar luz y conformar la personalidad del personaje que se quiere preparar.

Este trabajo se va a notar en casting, no pasa nada si no se acierta, pero los reclutadores van a percibir esa investigación y preparación.

Responder con sinceridad

Los reclutadores tienen que tener información de cada candidato, hay cosas que quieren saber, como la disponibilidad en fechas o incluso si se tienen tatuajes o marcas en la piel. Pueden preguntar también por cualidades o capacidades, en el sentido de imitar o neutralizar un acento, cantar, bailar, etc.. Todo esto se descubre de un momento a otro, por eso es indispensable ser siempre muy sincero.

Buscar o llevar elementos que ayuden con la escena

En ese ejercicio previo de analizar, es posible que se tenga la sensación de que hay elementos que pueden ayudar a desarrollar la acción, como una taza, un libro o cualquier otro objeto. Siempre queda bien que este, siempre que sea posible, se lleve al casting, pues los reclutadores podrán imaginar mejor al candidato en escena.

Ir con tiempo suficiente

Mejor que sobre que no que falte. Ir a un casting implica esperar, puede que vaya con retraso, es más, suele ir así. Es imprescindible llevar tiempo de sobra para cualquier complicación que pueda surgir, como retrasos en otros candidatos o problemas técnicos. Eso sí, algo esencial: nunca llegar tarde, eso da muy mala impresión y lleva a pensar que puede ocurrir en rodaje.

Ser amable y humilde

Los reclutadores siempre dan instrucciones o pautas en un casting, es más, pueden pedir cambiar la propuesta completamente de un momento a otro. En ese momento es importante sacar la capacidad de improvisación y de escuchar bien lo que se pide para dar lo mejor de uno. No tiene que ser perfecto, sino que hay que demostrar la capacidad de entender y actuar siguiendo las pautas que, inevitablemente, ocurrirán en rodaje y ensayos. En este momento hay que dejar a un lado los nervios y lanzarse al vacío.

Esto no ocurre solo en castings actorales sino que se da también en los musicales, pueden pedir un cambio de tono o incluso de canción.

Desdramatizar

Tenemos siempre la sensación de que hay que dar drama a las escenas y las canciones para demostrar que somos capaces de hacer sentir al espectador, pero la realidad es que hay que mediar. Dramatizar en exceso puede quedar muy exagerado y crear rechazo en los reclutadores. Hay que intentar ser lo más natural posible siempre que se trabaje para una cámara. El caso del teatro es diferente, pero siempre es preferible ir a lo neutro y que los reclutadores pidan más drama, que dar el máximo desde un inicio, si quieren más, lo pedirán.

Paciencia

Un casting no es algo momentáneo, sino que lleva su tiempo, no solo por candidato, sino todo el proceso. Desde el momento en que el primer candidato entra, los reclutadores empiezan a analizar y comparar las opciones. Y cuando todos terminan, llega el momento de volver a analizar todas las candidaturas. En general los castings suelen grabarse para volver a visionar las actuaciones de todos los que se presentaron unos días después para luchar contra las primeras impresiones.

La respuesta puede tardar en llegar, de manera que desesperarse no es nada recomendable. Hay que tener paciencia tanto el día del casting como los días o semanas posteriores.